miércoles, 25 de marzo de 2015

Los Niños que Ya No Sonrìen


                                              Autor : Fran Santana

Los Niños que Ya no Sonríen



Resumen
Es difícil condensar en unas líneas el contenido de esta novela. Digamos simplemente que toda la ciudad de Bilbao se convierte en el espejo de una sociedad corrupta, capaz de albergar el mal absoluto. Y que el enigma de los niños que ya no sonríen sobrevuela cada página.



Comentario
Lo primero que hay que decir, es que no es un libro fácil de leer, tanto por su temática como por la forma en que está escrito.
Su temática, niños que son secuestrados por mafias rusas y entregados para los fines que estimen convenientes sus muy acaudalados clientes, no hay límites para la crueldad y frialdad con la que se dejan llevar por los más malignos y bajos instintos, recubiertos de una imagen pública, muchas veces, intachable.
La historia en si esta presentada como un verdadero rompecabezas, del cual nos van entregando pequeñas piezas. Y si bien a ratos uno puede adivinar algunas verdades. Lo cierto, es que uno como lector,  no está ni cerca de comprender la trama completa.
Su protagonista,  el oficial Ertzaintza Yago Mellado, es manejado a su antojo por el autor, llevándolo por caminos que Yago jamás imaginó. Con personajes, que aún cuando, no hay una verdadera presentación, los lectores llegamos a conocer en profundidad y, muy importante, llegamos a sentir empatía con ellos.
Es una historia cruda, a ratos terrorífica, pero no bien contada, el autor nos mantiene atentos a la historia, dándonos unos giros vertiginosos que hacen imposible que los viésemos venir.
Un puzle cuyas piezas Fran Santana, logra encajar a la perfección, dándonos un final por todo lo alto.
Opera prima de este autor, empujado a la escritura producto de un prolongado paro. En mi caso, voy a dar gracias a este paro, porque nos trajo a la vida a un nuevo escritor!!.

MUY BUENO

viernes, 6 de marzo de 2015

Viajo Sola

Viajo Sola
Autor : Samiel Bjork, Seudónimo de Frode Sander Øien, Artista Noruego.

Resumen
Viajo sola. Y no soy la única. Suspense en la mejor tradición del género policiaco escandinavo. Un hombre sale a pasear con su perro para recuperarse de la resaca y de sus problemas de conciencia. De repente el perro sale corriendo entre los árboles. Allí el hombre descubre a una niña que cuelga de un árbol, balanceándose  sobre el suelo. Con una mochila escolar en la espalda y un cartel alrededor del cuello que dice «Viajo sola». El inspector de policía Holger Munch se encarga del caso y no tarda en darse cuenta de que va a necesitar la ayuda de su ex colega  Mia Krüger. Sin embargo, Mia, que siempre había sido una chica sana, ahora parece estar enferma. Realmente enferma. Holger Munch acude a su casa para pedirle que vuelva al servicio activo. No tienen ni la más remota idea de lo que les espera.


Impresiones
Nadie podría decir que este título no llama, como el canto de la sirenas,  lo vi y no pude resistirlo, tuve que ir por el!!. Yo no sé que hay en los países nórdicos (tengo una visita pendiente por esos lares),  que tienen tal proliferación de escritores orientados a la  novela negra. Y además bastante buenos representantes del género,  en mi muy humilde opinión.
Esta es la primera novela de este autor en traducirse al español (y espero que no la última), una trama bien siniestra, siempre lo son, pero cuando se involucran niños se siente más.
El jefe, Holger Munch es todo un personaje, fumador empedernido (de esos que ya casi no vemos, de lo desprestigiado que están!) y  según sus propias palabras “Un friqui gordo que nunca probaba el alcohol y era un apasionado de las matemáticas, la música clásica, los crucigramas y el ajedrez. Un poco aburrido tal vez, pero un excelente investigador. Y un jefe justo”. (Página 26)
Producto del  hallazgo de la primera niña es autorizado a rearmar su grupo de investigación,  cuya parte fundamentar es Mia Krüger, quien se había alejado del cuerpo de policía, luego de un oscuro incidente donde mato al drogadicto ex novio de su hermana muerta. Holger debe ir a buscarla al lugar donde se escondió a emborracharse y atiborrarse de pastillas esperando  el 18 de Abril, una isla en medio de nada. 
Holger logra convencer a Mia de que deje de lado su espiral de autodestrucción, al menos por un rato, y que se una al grupo de investigación.
Los casos de niñas se suceden en rápida cadena, y los investigadores siguen muchas pistas, pero no logran encontrar el hilo conductor, Mia es quien normalmente lo encontraba, pero su cerebro se resiste a salir del influjo de las pastillas.
El autor, no hace avanzar en la trama desde varios puntos de vistas (sub tramas), que aparentemente no tienen nada que ver uno con otro. Pero,  era que no!, finalmente van convergiendo en el mismo caso ó nos van explicando algunas acciones.
En algún momento el autor nos entrega, a los lectores, información adicional que los investigadores no conocen, esto genera una angustia adicional al vértigo de libro, y unas  ganas angustiosas de gritarles lo que ellos no sabían! .
Muchas veces me pasa que cuando leo un libro, siento que estoy viendo una película, realmente estoy viendo las imágenes en mi cabeza, bueno habrá que agradecer a los autores que son capaces de generar ese estado. Con este libro me pasó, especialmente en las paginas finales, donde los sucesos se encadenaban en forma vertiginosa, que cuando paraba de leer (a veces hay que hacerlo!!), al  retomar la historia, por poco prendía el televisor! (raro, lo sé!). En fin, las páginas finales logran desenredar la madeja completa, que tan bien había liado el autor anteriormente y el caso se resuelve. Aunque me quedo un poco en el aire el tema de la iglesia (lo van a entender si leen el libro)

Si bien, hay otros libros de esta serie Holger y Mia, se agradece (y mucho) que cuando se mencionan hechos anteriores, se expliquen clara y sucintamente, sin alargar el libro más allá de lo necesario. La historia fluye a buen ritmo, dándonos sorpresas  y giros de vez en cuando, lo que nos mantienen enganchados.